Publicado en Reseñas

Lengua de signos para bebés – Ruth Cañadas (Reseña)

¡Hola a todos! Yo soy Desirée y esto es Desirée Paper. Hoy estoy aquí para compartir una reseña sobre un libro un poco especial, ya que trata de enseñarle lengua de signos a los bebés.

Enseñar lengua de signos a un bebé oyente es muy interesante para comunicarse con él y entender lo que necesita. Al contrario de lo que la gente piensa, no retrasa el aprendizaje de la lengua hablada, en algunos casos incluso la adelanta. Y además, ayuda a desarrollar habilidades comunicativas y fijación a los detalles a muy corta edad.

A nivel personal, llevo un par de años practicando lengua de signos básica y empecé a leer en un libro de lengua de signos para principiantes que la utilidad de comunicarse con un bebé oyente de esta forma y me he querido documentar más a fondo.

En octubre del año pasado nació mi sobrina y actualmente tiene 5 meses. Y me planteé desde poco antes de su nacimiento, que esto lo podía aplicar con ella, por ello, cuando supe de la existencia de este libro, lo adquirí.

La autora tiene su propio blog, el cual también recomiendo si queréis documentaros sobre este tema, llamado http://otanana.com/ y es una mujer que además de dominar lengua de signos española, tiene un gran aprecio hacia los niños y opina que la conexión madre-bebé debe mantenerse muy cercana.

Lenguaje de signos para bebés - Un papá en prácticas

Algunos de los puntos claves que quiero resumir son los siguientes:

  • La enseñanza de la lengua de signos para bebés no retrasa el aprendizaje de la lengua hablada. En cambio, suele fomentar en algunos casos algunas habilidades.
  • El uso de signos permite la comunicación antes de que sepan hablar y saber sus necesidades (si quieren ir al baño, si tienen hambre, etc.).
  • El hermano mayor también puede colaborar en este tema, no tienen que limitarse a hacerlo los padres.
  • ¿Cuándo se recomienda empezar? A partir de los 6 meses, pero si fuera más tarde, por ejemplo con 9 meses, no hay ningún problema.
  • No se recomienda comenzar con muchos signos de golpe, solo 4 o 5 al empezar (comer, baño, pañal y mamá, por ejemplo).
  • El niño no podrá comunicarse con personas con sordera, porque solo sabe un par de signos sueltos, no puede aprenderlos muy avanzados.

Mi opinión

Para padres, madres o personas cercanas al entorno de un bebé lo recomiendo, porque puede ayudar a comprender las necesidades del bebé y satisfacerle en todo momento. Me ha gustado y cuando llegue ese momento, intentaré ponerlo en práctica. El libro además contiene varias páginas los principales signos para mostrar a los bebés, lo cual está también muy bien.

¿Qué opináis vosotros respecto a este tema? ¿Lo conocíais? ¿Y qué os parece? Dejádmelo en los comentarios.

Muchas gracias por vuestra lectura. Un saludo.