Publicado en Papelería y organización

Mi colección de mini diarios motivadores

¡Hola a todos! Hoy os traigo un artículo en el que os presento varios de los cuadernos que utilizo.

Todos ellos combinan que son para apuntar sobre campos determinados de mi vida. Tengo mi diario genérico, en el que escribo continuamente, también tengo algunos diarios sobre temas específicos (por ejemplo un diario a nivel estudiantil) y también esta colección, que son pequeños, en lo que a veces escribo cosas que quiero recordar de mi vida o que marcan para mí un impacto en mi vida (primeras experiencias, sueños hechos realidad, recuerdos, deseos, etc.) Estos son de los que vengo a hablar hoy.


El primero, lo utilizo para cuando apuntar un deseo o sueño cumplido o un objetivo importante logrado. Cuando lo cumplo, lo voy contando aquí. Todo lo que consideraba difícil de conseguir y al final he conseguido.

En este cuaderno, escribo sobre mis sueños y deseos aún no cumplidos, sobre todo lo que no se ha hecho aún realidad, pero me encantaría que algún día se cumpliera.

Aquí, lo enfoco a objetivos, no a sueños como tal, sino a lo que quiero hacer y cumplir y voy a luchar por conseguir. Lo utilizo mucho en año nuevo o una vez al mes y lo miro a menudo, con este cuaderno no suelo limirarme a escribir.

Se diferencia del primero, fundamentalmente, en que este es para escribir experiencias y cosas que vivo, pero del día a día. Es el más parecido a un diario, simplemente que este se enfoca a momentos que quiero tener en el recuerdo, aunque sean completamente normales. Si hay algo del día a día, generalmente positivo, que querré recordar más adelante, a este cuaderno va.

También lo utilizo mucho para cosas tipo resúmenes del mes, o fechas que para mí han sido significantes.

Aquí escribo todo lo que se me pasa por la cabeza, podríamos decir que este mini cuaderno es mi cerebro, pero no enfocado a ideas o dibujos, para eso tengo otros cuadernos, sino enfocado a reflexiones, filosofía y para apuntar lo que me paro a pensar.

Este es parecido al anterior, con la particularidad, de que se enfoca mucho más a los desahogos y superación personal. Digamos que tiene ese matiz, mientras que el otro digamos que es más optimista. En el otro escribo en un estado normal o feliz, en este me desahogo sobre mi vida.

En él escribo sobre las vivencias de mi vida compartidas con otra persona, es decir, experiencias que no son individuales, sino que he conocido a una persona o grupo de personas, o he vivido algo importante para mí en compañía de alguien. Digamos que, dentro de que mi vida social es bastante reducida, todo lo referente al campo social que merezca la pena recordar, va a aquí.

El último que os muestro, suelo llevarlo encima muy a menudo, especialmente cuando vivo algo por primera vez o hay eventos importantes para mí. Se diferencia de los demás, fundamentalmente en que es de páginas blancas, por lo cual suelo hacer dibujos más que escribir y muchas veces lo llevo junto con su cuaderno correspondiente.

Deciros que, aunque tenga todos estos cuadernos, no siguen una clasificación estricta, normalmente apunto cosas variadas en todos, solo que de forma medianamente organizada. A veces dudo sobre en cual escribir, intento hacerlo en el que mejor le corresponda, porque así tengo mi vida clasificada. No obstante, recurro mucho más que a estos cuadernos, a mi diario normal, en el que escribo casi todos los días.

Y con esto finalizo este post ¿Qué os parecen los cuadernos? ¿Y el uso que le he asignado? Comenten y hasta la próxima.